loading
0
Esp
Cerrar
Buscar

A casa de Erika y Luca Mazza, donde La Luz es natural extensión de su alma

27 Noviembre - 2018

Cuando era pequeña, en casa había unas reglas incomprensibles que había que respetar: sobre las persianas, que tenían que estar perfectamente cerradas incluso cuando fuera brillaba el sol, o sobre las amigas que podía invitar para hacer los deberes (¡toda una rareza!)”.Quizá por eso la casa de Erika y Luca Mazza hoy es toda una celebración de luz y color, donde cualquier ocasión es buena para organizar una fiesta, cocinar para los amigos o comer comida para llevar sentados en la alfombra con las piernas cruzadas.

 

 

Luca Mazza, director creativo de Slamp desde 2016, tiene en su ADN el arte y el sentido de la estética, que es posible encontrar en muchos rincones de la casa, repletos de sus obras. “ Con 12 años, en una pared de mi habitación, empecé a dibujar un San Jorge a escala 1:1. Cuando de repente entró mi padre, me asusté. Me miró con el ceño fruncido y me dijo: muy bien, ¡ahora acábalo!”. Erika Martino abandonó la idea del trabajo fijo a los 24 años para perseguir el sueño de convertir su pasión en un trabajo. Hoy es directora de comunicaciones y estrategias de marketing de Slamp. Los une Ottavia, una hembra de bulldog francés de dos años, una boda celebrada tras un largo rodaje y un objetivo común: disfrutar del viaje hacia la meta.

 

 

Con 12 años, en la pared de mi habitación, empecé a dibujar un San Jorge a escala 1:1. Cuando entró mi padre, me asusté… ”

 

Recorriendo la casa es posible observar rincones intrigantes (como la pared de exvotos entre las que destaca el Cuore de Nigel Coates), objetos llenos de historia (como el medio busto del David “maquillado” por Luca como si fuera el jefe de una tribu de Papua Nuova Guinea, junto al acuario de la cocina) y un espacio de carácter cordial (la casa no tiene puertas). La mesa de comedor, a la que llega la suave luz de Punctum, (el espejo angular de Nigel Coates) parece más una mesa de estudio con pilas de libros que un lugar para comer. Quizá sea por la naturaleza de este espacio por lo que en el centro de esta mesa no hay una lámpara. “Hemos preferido dejar el punto de luz en el rincón de la estancia, donde lo encontramos, transformando lo que podía parecer una desventaja en un homenaje a Zaha Hadid; la primera archistar con la que hemos trabajado y de quien conservamos un recuerdo muy bonito”.

 

 

Hemos preferido dejar el punto de luz en el rincón de la estancia, transformando lo que podía parecer una desventaja en un homenaje a Zaha Hadid ”

 

 

Son muchos los diseñadores que les gustan y de los que han elegido algunas piezas (Cibic, Marcantonio, Lorenza Bozzoli, Hayon, Salmistraro y Lunardon) pero lo que salta enseguida a la vista es la presencia de más de una lámpara Tube, la emblemática forma de Slamp, la de sus orígenes. “Tenemos una Ecstacity firmada por Coates que nos ha acompañado en las cinco mudanzas que hemos hecho, una L’Afrique de Studio Job, una pieza especialmente significativa por nuestra historia en Slamp, y un tótem de coleccionista firmado por Setsu & Shinobu Ito, regalo de Roberto (Ziliani, presidente de Slamp)”.

Una casa dinámica, que cambia en función de los estados de ánimo gracias a la luz y a la presencia de las personas, que transmite unas sanas vibraciones y donde el concepto de familia va mucho más allá de los lazos de sangre.

Compartir: